Autor: Caro Musso | Blog del Fotógrafo

Fotógrafo de bodas | Errores que no debes cometer.


La fotografía de bodas es un tema que a muchos les llama la atención para iniciarse y que es el sustento de numerosos profesionales de la fotografía.

Hoy te compartimos un artículo que trata de los errores que como fotógrafo de bodas debes evitar a toda costa.

ENVIAR A CASA DEL NOVIO UN FOTÓGRAFO NO NO EXPERTO

Si en la tarifa incluyes un extra económico para que a casa del novio vaya un fotógrafo profesional y especificas en el contrato que es «de la confianza y estilo del fotógrafo», no puedes enviar a tu pareja, por muy encantadora que sea como persona, pero con una calidad como fotógrafa claramente cuestionable al ver sus fotos.

NO ENTREGAR FOTOS DEL NOVIO CON SU FAMILIA

En mi opinión este error deriva del primero, pero si envías un fotógrafo a casa del novio para hacerle fotos con la familia, tienes que enviárselas. Salvo que sean tan malas que ni te atrevas. 

NO SABER BIEN DONDE ESTÁ LA IGLESIA

Como fotógrafo del evento, tienes que asegurarte de saber dónde está la iglesia, el salón y todos los lugares a los que te tienes que dirigir. No puedes perderte y que te encuentre de casualidad un familiar de la boda que te acaba de ver en casa del novio (mismo fotógrafo experto del error 1) y sea quien te salve el pellejo para no llegar tarde.

Bien, estos errores te pueden parecer que son uno solo porque vienen derivados del primero, no enviar a un fotógrafo experto, pero teniendo en cuenta que los siguientes son del fotógrafo profesional, pues también hay que mencionarlos, por si acaso caes en ellos.

LLEGAR TARDE A CASA DE LA NOVIA

O llegar a tu hora pero como ella no ha llegado del salón de belleza (algo habitual) irte a almorzar y que te llamen cuando llegue la novia a casa y no contestarlo y además llegar una hora más tarde. Así no vas a empezar bien, te lo aseguro.

Porque ya haces las fotos con prisa, no quitas los ventiladores del fondo, ni otros elementos que afean las fotos, no le haces a la novia unas fotos con el camisón que quiere, etc., además de ponerla de mal humor.

NO HACERLE FOTOS A LOS NOVIOS CON LA FAMILIA

Si lo tienes en el contrato, no puedes decirle a los novios que no les vas a hacer fotos con la familia en la iglesia porque se las vas a hacer en el hotel y luego no hacerlas.

No son los novios los que tienen que ir detrás de ti para que les hagas fotos con los grupos familiares, los novios están atendiendo a los invitados, disfrutando de su día. Si lo habíais acordado de antemano, es tu responsabilidad preocuparte de hacer esas fotos.

NO HACER LAS FOTOS EN EL LUGAR PACTADO CON LOS NOVIOS ENTRE LA IGLESIA Y EL SALÓN

Si en el contrato incluyes que se hará «un reportaje en la localización específica siempre en función de las condiciones meteorológicas, disponibilidad de tiempo de realización y cercanía de la localización del lugar del banquete», si hace un sol radiante y el lugar está a 1km (exacto) en coche desde la iglesia, no puedes decirles que no hay tiempo y mientras los novios se van al hotel decepcionados te recorres media ciudad buscando tabaco.

Como fotógrafo del evento tienes que estar en exclusividad para ellos.

NO SELECCIONAR BIEN LAS FOTOS

Está bien que mandes muchas fotos a los novios para que elijan las que quieren que pongas en el álbum. Lo que no es muy correcto es que mandes fotos movidas, desenfocadas o muy quemadas cuando no hay ninguna intención artística ni ninguna justificación porque desmerece el resto del trabajo.

NO ENTREGAR EL MATERIAL EN PLAZO

Un plazo de 60 a 180 días es más que suficiente para que entregues las fotos editadas y el álbum a tus clientes. Si pones ese plazo en el contrato, no pueden pasar más de quince meses y que los novios aún no tengan el álbum ni el vídeo. Eso no es nada profesional y además no estás cumpliendo con el contrato.

 

NO CONTESTAR A LOS CORREOS DE LOS NOVIOS

Eres un fotógrafo de boda profesional y ellos tus clientes, no puedes perder la comunicación cuando tienes un trabajo pendiente por entregar del cual te han pagado dos terceras partes.

CAMBIAR LA TARJETA DE MEMORIA EN UN MOMENTO INOPORTUNO

No puedes perderte uno de los instantes más emotivos cambiando una tarjeta de memoria. Y menos aun, si conoces al detalle todas las sorpresas que van a ocurrir en el salón. Cuando te queden pocas fotos, con previsión, cambia la tarjeta y trabaja en todo momento con soltura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.