Fuente: Fotonostra

Tipos de Fotografía | Fotografía microscópica


La fotomicrografía o fotografía microscópica es aquella que necesita de un dispositivo ampliador de la imagen como es el microscopio.

La fotomicrografía sirve para la documentación de la información obtenida por el microscopio con un carácter científico y analítico. Entre sus aplicaciones destaca su uso en biología (microbiología), en medicina (microcirugía), en mineralogía para el estudio de los materiales, o campos tan dispares como los microcomputadores o la restauración de obras de arte, sin olvidarnos del ámbito policial o jurídico.

Aunque a primera vista la fotografía microscópica pueda parecer que está al alcance de sólo unos pocos, especialmente de los profesionales y científicos, nada más lejos de la realidad.

No necesitamos grandes gastos de dinero ni equipos muy sofisticados para tomar fotos microscópicas realmente sorprendentes. A día de hoy pueden hasta tomarse fotos en el microscopio con un teléfono móvil.

Para sacar fotos microscópicas necesitaremos un microscopio, una cámara de fotos, y un adaptador especial para que la lente de la cámara pueda fotografiar a través del ocular del microscopio. Todos esos aparatos pueden ser los que tengamos a nuestro alcance tanto si es una cámara réflex como una compacta o microscopios baratos o profesionales.

Para realizar una fotomicrografía en primer lugar debemos colocar en el microscopio lo que vayamos a fotografiar y enfocarlo con los objetivos de éste. Después ponemos la cámara sobre el ocular del microscopio con el adaptador o el soporte controlando que esté correctamente sujeta, centrada y alineada y que la lente esté lo más cerca posible del visor del microscopio, pero sin que lleguen a tocarse. Este será el momento de ajustar el enfoque tanto con el microscopio como con la cámara.

Existen varias técnicas para sacar fotos microscópicas en función del tipo de microscopio que utilicemos y que nos dará una clase de imagen u otra.

Campo luminoso: Se crea transmitiendo la luz a través del espejo o de una lámpara incorporada debajo de la pletina. Esta técnica es adecuada para sacar fotos de ejemplares translúcidos o transparentes, pero no para los opacos. Las fotografías resultantes tendrán un fondo luminoso o claro.

Campo oscuro: Hay especímenes difíciles de observar con la técnica de campo luminoso. Este tipo de ejemplares se verán más fácilmente con la iluminación de campo oscuro. Se crea dirigiendo la lámpara oblicuamente al ejemplar, normalmente, desde encima de la pletina. Los ejemplares aparecerán brillantemente contrastados contra el fondo. Con esta técnica las fotos que tomemos tendrán el fondo en tonos negros.

Se aconseja quitar el espejo que algunos microscopios traen para que no refleje luz hacia el objetivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.