Fuentes: …y mientras tanto | 365 días de Valentía Moral |

Jay Weinstein | I asked them to smile


Jay, un asiduo viajero que ha recorrido la India, Nepal y Australia, decidió mostrar como a veces nos apresuramos a sacar conclusiones sobre las personas basándonos en sus expresiones faciales, perdiéndonos con ello la oportunidad de conocer a gente maravillosa.

Weinstein comenzó a retratar de manera espontánea a sonrientes anónimos sin distingo de nacionalidad, género, religión o nivel socioeconómico, en diciembre de 2013,

Las fotos evidencian como el simple gesto de sonreír cambia todo el significado del retrato, en el cual los rostros se iluminan, y permiten descubrir la belleza interior de cada individuo.

La idea surgió así:

“Diciembre de 2013. Estaba en un viaje fotográfico en Bikaner, en los desiertos de Rajastán, India. Cerca de la concurrida estación de trenes, vi a un hombre al que quería fotografiar, vacilé, la mirada en su ojo y su duro y severo aspecto me intimidó. ¡Es siempre ese momento de vacilación el que mata una toma! Acabé evitándolo y fotografiando otros sujetos hasta que oí su voz jovial, “Toma mi foto también!”.

La lente de la cámara enfocada, mi dedo se puso a disparar. “Sonríe”, grité. Y se transformó. Su rostro irradiaba calidez, sus ojos brillaban con un humor que yo añoraba por completo. Incluso su postura se suavizó. Supe entonces cuál sería mi próximo proyecto. Así que nació “Les pedí que sonrieran”. Quería documentar el efecto de la sonrisa humana en una cara desconocida.

Durante los días, meses y años que siguieron, pedí a gente al azar en mis aventuras fotográficas (sobre todo en las calles de la India) que posaran sin y con una sonrisa. Estas imágenes son el corazón de mi proyecto. Su objetivo es recrear la mentalidad con la que vemos a un extraño, y luego ver como nuestras suposiciones se transforman con su sonrisa.

Así que no hay nombres. Ni ocupaciones. No hay religiones o etnia confirmada. Ninguna intrigante lección de vida o anécdotas que rasguen el corazón. Sólo un rostro humano. Sin y con una sonrisa.” – Jay Weinstein

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.